Oct 082020
 

El festival de Sitges 2020 homenajea a El gabinete del doctor Caligari, en el centenario de su estreno. Una película que se considera la primera del género fantástico y que ha sido influencia para muchos cineastas del género en décadas subsiguientes.

De entre ellos podemos destacar a contemporáneos como Tim Burton, cuya influencia es más obvia en las grotescas y oscuras arquitecturas que dominan la ciudad de Gotham en su visión de Batman, así como en la creación de personajes y ambientación de su producción Pesadilla antes de navidad (Henry Selick – 1993); y también las excentricas historias creadas por Terry Gilliam (Doce monos, Las aventuras del Barón de Munchausen) y los claustrofóbicos relatos de David Lynch (El hombre elefante, Carretera Perdida).

Robert Wiene es el encargado de llevar la batuta de esta película, proyecto que llegó a sus manos después de que Fritz Lang lo rechazara. Su formación teatral fue clave para la puesta en escena de esta historia de terror, acompañada por los decorados creados por Walter Riemannn, Hermann Warm y Walter Röring.

La película bebe del movimiento expresionista alemán, surgido a principios del siglo XX, aunque también toma ideas de otros movimientos artísticos del momento. Y es que finales de la década de 1910, después de haber triunfado en la pintura y el teatro, el expresionismo estaba de capa caída tras la Primera Guerra Mundial y la derrota de Alemania ante las naciones aliadas.

De este movimiento destacan otras películas como Nosferatu (1922) de F.W. Murnau, Las tres luces (1921) y El doctor Mabuse (1922) de Fritz Lang y De la Mañana a la Medianoche (1923) de Karl Heinz Martin. Todas ellas siguen la estela de la fantasía y el terror con decorados surrealistas y juegos de las luces y las sombras para impactar al espectador.

El gabinete del doctor Caligari tomó las ideas principales de la deformación de la realidad para la expresión de la naturaleza humana del expresionismo, así como la dualidad del hombre entre el bien y el mal heredada del romanticismo. Esta combinación está asociada a dos géneros: la fantasía y el terror, y se conjuntan en un momento sociopolítico alemán de confusión y miedo.

Francis y Alan son dos amigos que acuden al espectáculo que el misterioso doctor Caligari ha traído a la feria de su pueblo. El doctor presenta a un espectáculo de sonambulismo con Cesare, un chico de veintitres años. El doctor asegura que Cesare conoce todos los secretos y que se le puede preguntar cualquier cosa. Alan se anima y le pregunta hasta cuándo va a vivir, a lo que Cesare le responde que hasta el siguiente amanecer.

La historia central se cuenta en forma de analepsis, pues la película comienza con Francis sentado en un banco contándole la historia a un señor cuyo nombre no se menciona. Presenta a una mujer, Jane, quien según Francis es su prometida. En la historia veremos que los dos amigos se disputan el amor de la joven hasta que Alan es asesinado.

A partir de entonces, Francis intentará encontrar una conexión entre el misterioso asesinato de su amigo y la predicción del sonámbulo, poniendo en su punto de mira al misterioso doctor que controla al joven. En su relato, Francis explica cómo se descubre que el doctor Caligari es en realidad el director del manicomio, un eminente médico especializado en la sonambulía.

Tras registrar su despacho, descubre que el director está obsesionado con la idea de comprobar si las historias de un místico del siglo XVIII llamado Caligari son ciertas, hasta tal punto que se convierte literalmente en el susodicho Caligari. Finalmente el director termina encerrado en el manicomio con una camisa de fuerza.

No obstante este no es el final de la película. Y es que en uno de los primeros giros de guion de la historia, se descubre que Francis es en realidad un interno de dicho manicomio, que tanto Cesare como Jane son otros pacientes del mismo y que, efectivamente, el susodicho Caligari es el director del recinto.

La duda eterna que nos deja la película es si todo fue realmente una alucinación de un demente o realmente ocurrió. La escena final del director del manicomio sonriendo antes del fundido a negro total abre las puertas a la imaginación del espectador y a las múltiples especulaciones. Se podría considerar así un final abierto para reforzar la paranoia que hemos vivido a lo largo de la cinta.

La película de Wiene es un espectáculo visual que atrapa al espectador en su retorcido mundo donde el bien y el mal se mezclan con la paranoia y la locura. Las luces y las sombras atrapan al espectador en el macabro relato donde la naturaleza del ser humano sale a la luz de forma muy incómoda.

Por su importancia tanto histórica, El gabinete del doctor Caligari es uno de los legados más importantes del séptimo arte. Su éxito y su influencia son incuestionables y merecedores de este homenaje en su centenario.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)